Solidaridad ante una dolorosa pérdida

La solidaridad, valor humano por excelencia, es aquel sentimiento que mantiene unidas a las personas, incluso hasta en los momentos más difíciles. El pueblo cubano se caracteriza por experimentar esta práctica, sobre todo en las esferas de la vida social. Unidos en situaciones trágicas inevitables e inesperadas, hemos salido adelante y hemos sabido generar experiencias positivas de cada suceso. Se trata de la actitud que nos corresponde asumir como seres humanos frente a situaciones de esta índole.

Sucesos sin previo aviso y que ocasionan pérdidas humanas son inusuales pero cuando ocurren dejan tras su paso el desconcierto ante el profundo dolor de quienes lo viven.

Recientemente una noticia se publicó en las redes sociales. Un balcón se desplomó dejando sin vida a tres niñas que se encontraban debajo. El accidente ocurrió en la Habana Vieja,  justo unas horas antes de que se celebrara la Marcha de las Antorchas. El edificio había comenzado a ser demolido días antes por su estado constructivo. Las niñas que se dirigían a comprar helado, pasaron lamentablemente en el mismo momento que se desplomó el balcón, dejando sin vida a una de ellas en pocos instantes y a las otras dos tras su arribo al hospital.

El suceso cobró protagonismo en las redes sociales y sitios alternativos como Cubita Now, Mirada Cubana, La Vanguardia, y El Nuevo Herald. Algunas televisoras extranjeras como Radio Martí y Tele Mundo (radicadas en Estados Unidos) publicaron videos sobre el trágico incidente y se hicieron eco de las críticas lanzadas hacia el gobierno por no reaccionar a tiempo ante la mala calidad de algunas edificaciones habaneras.

Además el sitio alternativo Cibercuba y el presentador Alex Otaola publicaron en sus cuentas de You Tube entrevistas realizadas a familiares de las víctimas. Las mismas se realizaron con la intención de manipular la información y brindarla de forma tergiversada al pueblo.

El diario 14 y Medio, dirigido por Yoanis Sanchez, fue otro de los medios que publicó titulares referentes al suceso; compartió en su perfil de Twitter una publicación con una polémica reacción entre sus seguidores, al abordar de forma severa la situación del país respecto a la escasez de algunos productos. De igual forma incitó un movimiento para fotografiar edificaciones en peligro de derrumbe en la isla.

En menos de 24 horas de ocurrido el siniestro, acudieron líderes y dirigentes del Partido y el Gobierno en La Habana, mostrando su solidaridad con familiares y vecinos del lugar. Horas después, en su cuenta oficial en Twitter el presidente Miguel Díaz Canel dio a conocer su pesar, lamentando sentidamente la muerte de las niñas.

 

Muchas preguntas afloraron así como el sentir por el dolor de las familias. Solo nos queda unirnos ante esta tragedia sacando de esta experiencia acciones positivas, no manchando el nombre de nuestra isla o incriminando a presuntos culpables. Tampoco es el momento de cuestionar decisiones o desenterrar males pasados ni mucho menos de convocar al desorden y las indisciplinas sociales.

Por: Observatorio Social Universitario.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*