Mirarnos por dentro

Por Lic. Yodalkis Cabrera González

Próximamente una de las organizaciones más jóvenes de nuestro país estará cumpliendo 57 años de fundada. Se trata de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la cual se constituye como la organización política de vanguardia de la juventud cubana, siendo la organización juvenil del Partido Comunista de Cuba (PCC) y la principal cantera para el ingreso a sus filas.

Sus miembros, forjados en la concepción marxista-leninista, las ideas y la práctica del pensamiento de Maceo, Martí, Camilo, el Che y Fidel; son herederos y continuadores de las tradiciones de lucha de los jóvenes cubanos que, a lo largo de la historia, han sido parte esencial de la avanzada revolucionaria. Pero antes de llegar al día de júbilo, alegría y reconocimiento para nuestra juventud valiosa y trabajadora, se hace necesaria una revisión desde dentro con un enfoque crítico de los problemas, dificultades y logros de esta estructura para su mejoramiento en las funciones.

No es secreto para nadie que varios son los problemas que a diario enfrenta la organización, pero se hace preciso girar 180° el catalejo y darnos una mirada por dentro. La UJC con el anhelo de fortalecer el protagonismo de las nuevas generaciones, precisa entender la necesidad que existe de llevar a debate y reflexión aquellas problemáticas del aquí y el ahora de nuestra juventud cubana, de la cotidianidad, de aquello que se vuelve una piedra en el zapato del joven cubano y que este espera ser comprendido o por lo menos escuchado por su organización.

Trabajemos con responsabilidad desde la línea superior hasta la base, reconozcamos las deficiencias del otro sin apartar la culpa de nuestro lado, estimulemos el buen trabajo, el sacrificio por la organización de aquellos que echan rodilla en suelo para que las cosas marchen bien. Salgamos del vicio decepcionante de reconocer siempre a quienes no lo merecen, apropiémonos de forma adecuada de las nuevas tecnologías, es momento de cambiar antiguas maneras, de antiguas formas de hacer.

Estudiemos a la juventud de hoy, esa juventud que no se parece en muchos aspectos a la de los otros tiempos, pero que igual se hace protagonista de su presente histórico, llevando a cabo cualquier reto con igual compromiso y rebeldía que aquellos jóvenes de la época de Mella y Fidel. Apliquemos nuevos códigos acordes con los tiempos que corren y viven nuestros militantes, estos no son tiempos de politiquería, ni de discursos cliché, transitan tiempos que exigen de nosotros protagonismo, avance, aporte, responsabilidad. Formemos una organización que se parezca a sus jóvenes y estaremos logrando que estos se sientan identificados con ella.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
1

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*