Las #FakeNews “nuevos” demonios de Internet

Por Lic. Josue Hernández Pozo, profesor de Ciencia de la Computación.

Las fake news o notificas falsas existieron desde siempre. Sin embargo la popularización de Internet hizo que se masificaran y llegaran a todo el mundo. Una noticia falsa, como su nombre lo indica, consiste en inventar una noticia llamativa sobre un hecho que nunca ocurrió, que no está ocurriendo y que probablemente nunca ocurrirá. Puede ser producto del simple amarillismo periodístico, para atraer visitantes y así vender más. Pero una fake news también puede estar cargada de intencionalidad para generar una reacción en el público a favor o en contra de una idea, un partido político, una empresa, una institución o un personaje público.

El gran problema al día de hoy es que las noticias falsas están por todos lados y que la mayoría de la gente no puede diferenciarlas de las noticias verdaderas. Al no poder diferenciarlas, reaccionan como quien generó la noticia esperaba y la difunden, propagando más aún la mentira. En los últimos años las fake news han influido en numerosos procesos electorales y políticos alrededor del mundo. Desde la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos hasta el Brexit o la crisis catalana en España, más recientemente.

Por ese motivo era de esperar que sean los propios gobiernos quienes traten de atajar y solucionar el problema de fake news. A principios de 2017 Alemania anunciaba que multaría a Facebook por las noticias falsas. En su plan daban a la red social 24 horas para retirar los contenidos difamatorios o noticias falsas, así como los mensajes de odio. Pero Alemania no ha sido el único país europeo que ha optado por legislar el problema de las fake news. Emmanuel Macron también se ha posicionado contra este fenómeno para “acabar con las mentiras inventadas para manchar” y “proteger la vida democrática”, anunciando la creación de un proyecto de ley para luchar contra las noticias falsas durante los períodos electorales en Francia. Reino Unido también ha anunciado la creación de un organismo para combatir las noticias falsas. Esta unidad tendrá entre sus objetivos “combatir la desinformación procedente de los estados y otros actores” y disuadir a los que intentan utilizar las noticias falsas para influir en los acontecimientos del país.

Nuestro país en su actual incursión al mundo 2.0 no escapa de estas realidades. Si a esto le sumamos que países como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y otras naciones del mundo, tratan de construir un sistema social basado en la igualdad y desprendido de los intereses hegemónicos occidentales, es casi seguro que mantengan constantemente una diana en la espalda para los grandes medios de comunicación. Aun así, nuestro Presidente ha expresado en varias ocasiones que continuaremos utilizando estas herramientas para la gestión del gobierno y el contacto directo con el pueblo. Pero a su vez, ha insistido además, en la necesidad imperiosa de prepararse para participar en estos escenarios y llevar nuestra verdad en cada mensaje que enviemos.

En estos días, en el que el contexto político social cubano se vuelve decisivo por la cercanía al próximo #24Febrero donde ratificaremos con el #YoVotoSí nuestra Constitución; y aparejado de los últimos eventos naturales sucedidos en la capital, nuestro país ha sido víctima de una Fake New cada 24 horas, he aquí alguna de ellas [Tomado de La Pupila Insomne, por Javier Gómez Sánchez]:

1-Presentar la Marcha de las Antorchas como una distracción de la asistencia necesaria ante el desastre.
2-Que los necesitados no reciben alimentos u otra ayuda que no sea vendida.
3-Que el Gobierno cubano no estaba interesado en posibilitar vías para el envío de ayuda de la comunidad cubana en el extranjero.
4-Que las donaciones enviadas desde el extranjero tienen que pagar impuestos.
5-Que estaba prohibido entregar donaciones directamente a los afectados.
6-Que artistas conocidos y otras personas fueron encarceladas por llevar donaciones.
7-Que la ayuda y asistencia personal a los habitantes de las zonas afectadas provenía de forma principal, o exclusivamente, del sector privado.
8-Que los Gobiernos locales estaban exigiendo que les entregaran las donaciones para almacenarlas indefinidamente, vendérselas a los necesitados, no entregarlas, o ser robadas por el personal gubernamental.
9-Que a personas que recibieron donativos, luego las autoridades fueron a sus casas a quitárselas.
10-Que la Policía impedía la entrada a las zonas afectadas.
11-Difusión de un video falso en el que supuestamente el Presidente huyó ante un grupo de habitantes necesitados que clamaban por que los atendiera.

Estos ejemplos nos comprometen a defender constantemente a Cuba en las redes sociales. No pude tergiversarse mundialmente en estas plataformas, la soberanía, la solidaridad, el altruismo y la capacidad de sobreponernos de los cubanos. Hay que defender, pero defender con inteligencia, con campañas armónicas y bien pensadas y sobre todo con datos irrefutables donde la ignorancia, el cinismo y las malas intenciones no tengan el más mínimo lugar cuando de nuestro país se trate. Por último, les brindo algunas ideas para detectar fake news mientras asumimos el rol de ciberusuarios:

1.Revisa la fuente. Es recomendable verificar la dirección de la página para asegurarse de que no es un sitio falso. En muchas ocasiones, los mismos sitios web aclaran que la mayor parte de lo que se publica es ficción; en otras, es fácil identificar que no es el sitio original por tratarse de una URL falsa.
2.Leer más allá del título. Si un titular llama tu atención, es preciso leer un poco más antes de decidir compartir la información.
3.Verifica el autor. Investigar sobre la persona que escribió el artículo nos puede revelar mucho sobre la veracidad de la información.
4.Chequea las fuentes y respaldos o soportes utilizados. Es preciso revisar que la información de la noticia provenga de fuentes confiables con ligas a sitios verdaderos y relacionados con el tema.
5.Revisa la fecha. Algunas noticias no son completamente falsas, sino más bien distorsiones de eventos reales. Las noticias falsas pueden afirmar que algo que sucedió hace mucho tiempo está relacionado con los acontecimientos actuales, o distorsionar en algunos aspectos una noticia real.
6.Comprueba que es un sitio confiable. Muchas veces las noticias falsas son publicadas por sitios de sátira que claramente indican que no presentan información verídica.
7.Verifica los sesgos de la nota. Aunque resulte difícil, debemos compartir noticias basadas en hechos reales y verificables.
8.Comprueba si otros medios informan al respecto. Cuando una noticia parece sospechosa, lo recomendable es buscar si medios confiables están reportando esa noticia; si no es así, lo más probable es que sea falsa.

Los dejo con un interesante video realizado en España sobre nuestra hermana Venezuela, la cual sufre actualmente de una campaña injerencista para acabar con su soberanía donde Internet juega un papel protagónico con sus nuevos demonios: las Fake News.

 

 

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
2

1 Comentario

  1. Interesante artículo que hace reflexionar acerca de la manipulación de la información a través de los medios de comunicación, enfatizando en Internet como el más potente de todos. Muy pertinentes las ideas que proponen para detectar las fake news cuando se asume el rol de ciberusuarios, con pensamiento crítico.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*